La frase de Xi Jinping se hizo famosa desde principios de 2013 y ha corrido como la pólvora por los medios de comunicación y las redes sociales. Sobre el tigre de la viñeta se puede leer el caracter de “corrupto” o “corrupción”, tan (贪).
Después del juicio a Bo Xilai, el gobierno chino lanzó el domingo una investigación contra uno de los ex principales dirigentes del sector del petróleo. De todos los riesgos que pesan sobre el Partido Comunista de China (PCCh), hay uno que casi siempre es identificado unánimemente por todo el mundo: la corrupción. Expertos chinos y extranjeros, profesores universitarios y gente de a pie lo tienen muy claro: el uso indebido de fondos y el enriquecimiento personal de miembros del PCCh pueden minar la legitimidad del gobierno y ponerle en serios aprietos.

El análisis es en realidad compartido por los propios líderes chinos. El propio Hu Jintao, en su discurso de despedida a finales de 2012, ya advirtió que de no solucionar el problema de la corrupción, “podría producirse el fin del Partido y del país”. Es por eso que en sus primeras intervenciones como Secretario General del Partido, también Xi Jinping advirtió de que había que atacar al mismo tiempo “a los tigres y a las moscas”, en referencia a los altos cargos que hasta entonces (y salvo excepciones) no habían sido investigados.
Durante las últimas semanas, toda la atención mediática ha estado centrada en el caso Bo Xilai, el gran “tigre” que finalmente ha pasado por los juzgados. Todavía sin reponernos del todo de este caso, el pasado domingo las autoridades chinas apuntaron hacia otro presunto corrupto: Jiang Jiemin (蒋洁敏), quien había dirigido durante siete años la China National Petrolium Corporation (CNPC) y llevaba desde marzo al frente dela comisión encargada de supervisar a las empresas estatales (la muy importante SASAC).

La nueva investigación sobre Jiang Jiemin, sin duda otro “tigre”, pretende mostrar el compromiso del nuevo gobierno chino en su lucha contra la corrupción. Otros analistas han apuntado, sin embargo, que podría tratarse de otro ataque a los protegidos de Zhou Yongkang, hombre fuerte del PCCh entre 2007 y 2012 y relacionado frecuentemente con Bo Xilai.

Bill Bishop, uno de los expertos económicos y políticos más respetados sobre China, hacía el siguiente análisis en su newsletter del 2 de septiembre:

“El ataque a Jiang Jiemin y a muchos otros altos funcionarios de la industria del petróleo es muy importante. Parece decir mucho sobre la disposición y habilidad de Xi Jinping de ir a por los tigres, la resolución de los líderes políticos de poner orden en las más importantes Empresas Propiedad del Estado y en el alcance de la neutralización de cualquier aliado poderoso que Bo Xilai haya tenido en algún momento.

Es difícil ver como una coincidencia que esta “purga del petróleo” haya alcanzado este alto nivel el mismo día que acabó el juicio a Bo Xilai y la misma semana que Xi Jinping hizo un tour de inspección a la provincia de Liaoning que incluyó una visita a Dalian, la antigua base de Bo. [...]
Picture
Jiang Jiemin es el mayor cargo investigado por el actual gobierno chino, pero otros cuatro altos dirigentes de la petrolera CNPC también podrían acabar siendo acusados de corrupción. Este gráfico elaborado por Phoenix News y otros similares se han hecho muy populares en Sina Weibo.


Sus conexiones en la industria petrolera china indican que la investigación sería parte de una campaña contra el ex zar de la seguridad, Zhou Yongkang

El director general del departamento que supervisa a las empresas estatales en China está siendo investigado por corrupción por la agencia de disciplina interna del Partido Comunista, según publicó la agencia de noticias oficial, Xinhua, el domingo.

Jiang Jiemin estuvo décadas en el sector petrolero estatal y recientemente fue director de la Corporación Petrolera Nacional de China, un gigante petrolero. El anuncio de Xinhua lo convirtió en el quinto cuadro del petróleo en ser investigado en las últimas semanas: cuatro funcionarios de alto nivel de la Corporación Petrolera Nacional de China también han sido derribados y sometidos a investigaciones por corrupción.

Jiang había sido nombrado director de la administración estatal de recursos en noviembre del año pasado, y al mismo tiempo se convirtió en miembro del Comité Central, un grupo de más de 300 funcionarios de alto nivel del Partido Comunista que controlan al régimen. Ahora también se convirtió en el primer integrante del Comité Central en ser investigado por corrupción desde el traspaso de mando en noviembre pasado.
El anuncio de que Jiang va a ser investigado es presumiblemente parte de la campaña anticorrupción del líder del Partido Comunista, Xi Jinping, quien desde que asumió el poder del régimen el año pasado juró desarraigar la corrupción del Partido, atacando tanto a “tigres” como a “moscas”, una referencia a funcionarios de bajo nivel y cuadros veteranos del Partido. Las acusaciones de corrupción también son una manera conveniente y preferida para eliminar rivales en el mundo brutal de la política del comunismo chino.

La causa probable para la investigación de Jiang fue una auditoría que mostró discrepancias financieras luego de que él dejara su puesto en la Corporación Petrolera Nacional de China para asumir su nuevo cargo en marzo de este año, informó Caixin, una publicación de negocios en China.

Pero los observadores del Partido destacaron que la noticia sobre la investigación a Jiang surgió pocos días después de que el South China Morning Post, un periódico en inglés de Hong Kong, informara que el zar de la seguridad, Zhou Yongkang, también estaba siendo investigado por “violaciones a la disciplina”, una referencia común para la corrupción.

Jiang Jiemin es un protegido de Zhou Yongkang, y Zhou tiene una amplia red de influencia en la industria petrolera, donde se involucró como funcionario del Partido Comunista. Hace tiempo que La Gran Época recibe información de fuentes en Beijing de que Zhou Yongkang está siendo investigado.

Una serie de artículos desfavorables en la prensa preanunciaron a principios de este año el anuncio sobre la investigación a Jiang Jiemin; en estos, ex empleados de PetroChina, la rama pública de la CPNC, acusaban a Jiang de corrupción y mala gestión. Analistas políticos afirmaron que esas noticias llegan a las portadas de las páginas de Internet chinas solo si las autoridades de propaganda lo permiten, implicando que en ese momento ya se avecinaba el derribamiento de Jiang.

La Comisión de Supervisión y Administración de Activos (CSAA), la agencia estatal que Jiang encabezaba hace poco, reaccionó rápidamente ante el anuncio de que su (ahora ex) jefe estaba siendo investigado por corrupción.

Un artículo del 28 de agosto que detallaba su viaje de “investigación y estudio” a la Corporación de la Industria de la Aviación de China, un enorme fabricante aeroespacial del Estado, fue eliminado del sitio web de la empresa. El artículo mostraba a Jiang haciendo lo posible por “hacer despliegues para implementar la educación masiva de línea y las actividades prácticas del Partido”, una nueva iniciativa de propaganda del líder del Partido, Xi Jinping.

Además, todas las fotografías del taciturno Jiang desaparecieron del sitio web de la CSAA.

Fuente: LaGranEpoca,  ZaiChina
 


Comments


Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply