Al menos 25 personas habían muerto hasta la mañana de hoy lunes a causa del tifón Usagi, que aterrizó anoche en la provincia meridional china de Guangdong, informó la oficina provincial de control de inundaciones.
La ciudad de Shanwei registró 13 muertos y 24 heridos en accidentes ocurridos durante la tormenta.
El Usagi pasó a ser considerado un súper tifón el sábado después de pasar por Filipinas y la isla china de Taiwan en dirección a la parte continental de China.
Aunque el tifón se debilitó el domingo, los vientos que acarrea alcanzaron una velocidad de 45 metros por segundo en el ojo al tocar tierra en Shanwei a las 19:40 horas.
El súper tifón derribó árboles y cortó el suministro de agua y electricidad en varios distritos de la ciudad.
Una vez dejó de llover, los residentes locales fueron movilizados para ayudar a limpiar los escombros y retirar las ramas de los árboles de las calles para facilitar el tránsito.
Según la oficina provincial de control de inudaciones, el tifón ha causado la entrada del agua del mar en las zonas costeras y ha provocado desbordamientos y varios desprendimientos de tierra en las regiones rurales.
Hoy lunes, 14 ciudades de Guangdong, entre ellas Guangzhou, Shenzhen y Zhuhai, y las vecinas regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao, tuvieron que suspender las clases, así como el tráfico aéreo, ferroviario y marítimo, debido a la tormenta.
La Comisión Nacional de Reducción de Desastres y el Ministerio de Asuntos Civiles han enviado equipos de expertos a las zonas afectadas por el tifón para colaborar en las tareas de ayuda y rescate. Las oficinas locales de alivio de desastres también han mandado grupos de trabajo a estas regiones.
De acuerdo con el departamento local de Asuntos Civiles, más de 3,56 millones de residentes de Guangdong se han visto afectados por el Usagi y 226.000 personas han tenido que ser reubicadas.
El tifón también ha causado el colapso de 7.100 viviendas y ha provocado unas pérdidas económicas directas de 3.240 millones de yuanes (529,5 millones de dólares).
Antes de que el tifón tocara tierra, la provincia de Guangdong urgió a más de 47.647 barcos de pesca a regresar a puerto y más de 10.670 residentes fueron trasladados a refugios temporales.
Al menos 25 personas han muerto en la la provincia de Cantón (sureste de China), al paso esta madrugada del poderoso tifón 'Usagi', que también causó cortes en el suministro eléctrico y de agua, paralizó los transporte y sembró el caos del tráfico aéreo.

La tormenta tocó tierra en la localidad de Shanwei, en el este de la provincia, donde al menos 13 personas murieron, la mayoría ahogadaspor las fuertes inundaciones o alcanzadas por objetos arrastrados por el viento.

Otro de los fallecidos, según la agencia oficial china Xinhua, era un vecino de la localidad de Huilai, que permaneció en su hogar para guarecerse del viento, pero murió cuando el vendaval reventó las ventanas y una de las esquirlas del cristal le perforó el corazón.

El ojo del tifón llegó a Shanwei con unos vientos de 162 kilómetros por hora, según el observatorio meteorológico provincial.

Más de 3,5 millones de afectadosMás de 3,66 millones de personas se han visto afectadas por Usagi en Cantón, donde 226.000 han sido evacuadas y donde han sido destruidas cerca de 7.100 viviendas, según las autoridades provinciales.

Los daños económicos causados por el tifón hasta el momento se elevan a 3.240 millones de yuanes, o 529,5 millones de dólares, indicaron las autoridades.

Tanto el Ministerio de Asuntos Civiles como la Autoridad de Respuesta a los Desastres Naturales han enviado equipos de auxilio para asistir a los afectados por la tormenta.

El fuerte tifón causó cortes en el suministro eléctrico y de agua en distintas partes de la región, así como la suspensión de varias rutas de transporte por tren y autobús que conectan la costa este de China de norte a sur.

Hong Kong, en alertaEn Hong Kong, que linda con Cantón y donde la actividad normal de se paralizó durante más de 15 horas para prepararse ante la llegada del tifón, la ciudad recuperaba lentamente la normalidad y a las 10.20 hora local (04.20 hora peninsular española) levantaba todas las alertas por fuertes lluvias.

La amenaza del tifón a Hong Kong se suavizó después de que éste girara su trayectoria levemente hacia el norte, lo que lo dejó a 100 kilómetros de distancia, según el observatorio meteorológico de la ciudad.

El caos fue más patente en el aeropuerto hongkonés de Chek Lap Kok, donde cerca de 400 vuelos fueron cancelados y un centenar sufrieron retrasos.

La situación en las dos terminales era "caótica y agobiante", según describió Carlos González, un español que debía tomar un avión rumbo a Londres el domingo y hoy aún permanecía a la espera de saber si su avión saldría o no. A lo largo de la jornada del lunes, las aerolíneas trataban de acomodar a los pasajeros en tránsito en el aeropuerto, donde muchos tuvieron que pasar la noche.

Además, el mercado de valores de Hong Kong canceló su sesión de la mañana. Mientras que los servicios de transporte marítimo entre Hong Kong y China se reanudaban gradualmente a partir del mediodía de hoy. En total, 17 personas necesitaron asistencia médica por accidentes causados por los fuertes vientos durante la madrugada del lunes, según fuentes del departamento hospitalario hongkonés.

A la vez que se registraron más de un centenar de incidentes de árboles caídos en la ciudad, según fuentes del gobierno local. Catorce ciudades de Cantón, incluidas la capital y Shenzhen, al mantenían, al igual que Hong Kong y Macao, la suspensión de las clases escolares y el transporte ferroviario y marítimo como precaución.

A su paso por Taiwán la semana pasada, el tifón había motivado la evacuación de 3.400 personas en el sur de la isla.

En Filipinas, dos personas, un hombre y una mujer, murieron ahogados cuando su barca volcó debido a la tormenta. Otras tres personas siguen desaparecidas.
 


Comments


Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply