Los presidentes de las dos mayores potencias del mundo pretenden evitar los conflictos
Es su primer encuentro en calidad de presidentes
Picture
Obama y Xi Jinping, este viernes en Rancho Mirage (California)
Los presidentes de China, Xi Jinping, y de Estados Unidos, Barack Obama, anunciaron anoche el nacimiento de “un nuevo modelo de relaciones” entre las dos mayores potencias del mundo actual para evitar los conflictos y la rivalidad que, en otras épocas, han empujado a los grandes poderes a la tensión o a la guerra.
Xi manifestó su confianza en que el enorme océano Pacífico que se interpone entre China y Estados Unidos sea lo suficientemente extenso para albergar a las dos grandes naciones. Por su parte Obama, afirmó que su país “da la bienvenida al continuado ascenso pacífico de China como poder mundial”. “De hecho”, añadió, “EE UU quiere que China continúe en su senda de éxito. Una China estable y próspera no solo es bueno para China, es bueno para EE UU”.

En una cumbre que celebra en el entorno excepcional del complejo turístico de Sunnylands, en la ciudad de Rancho Mirage, en medio del desierto californiano, los dos líderes han comenzado una reunión de dos días con la que tratan de marcar el tono de su relación futura. Obama y Xi aparecieron ante la prensa sin corbata, pasaron la noche en el mismo hotel, cenaron juntos y continuarán las conversaciones el sábado. Todo eso, bien protegidos de los más de 40 grados de temperatura que se padecen en esta región.

Conscientes de la trascendencia de este encuentro, el primero que celebran ambos en calidad de presidentes, Xi, que visitó Washington el año pasado, cuando era vicepresidente, observó que “el mundo entero está mirando”, y prometió hacer los mayores esfuerzos para obtener acuerdos que den armonía a las relaciones bilaterales y estabilidad internacional.

En declaraciones a los periodistas durante su reunión del viernes, los dos presidentes anunciaron que discutirían una amplia gama de asuntos de interés común, desde Corea del Norte hasta la economía, incluido el más polémico de su agenda actual: las acusaciones norteamericanas a China por el espionaje en Internet. Obama mencionó que se referirá también a la necesidad de respetar los derechos humanos en China.

Obama dijo que esta larga reunión servirá para que los dos líderes tengan “una conversación más informal en la que seamos capaces de compartir nuestras visiones para forjar una relación de mutuo interés y mutuo respeto”.

Xi confirmó la voluntad de buscar un terreno común. “Nuestros dos países”, afirmó, “tienen una amplia gama de intereses compartidos, desde promover el crecimiento económico en nuestras sociedades y asegurar la estabilidad de la economía mundial hasta afrontar distintos desafíos internacionales”.

Los dos presidentes tienen prevista una nueva reunión a partir de las nueve de la mañana del sábado y una nueva comparecencia ante la Prensa al término del encuentro, tras lo que Xi, que llegó a California procedente de México, regresará a Pekín.


Fuente: El País
 


Comments


Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply