El pasado 9 de junio se celebró en Pekín la inauguración del primer Foro de Ministros de Agricultura de China y América Latina, que aspira a convertirse en una plataforma de diálogo y colaboración agrícola entre estas dos regiones.

Al acto acudieron representantes de 21 países latinoamericanos, la mayoría de ellos los propios Ministros de Agricultura, en una buena muestra de la importancia que China ha tomado para muchas de estas naciones. Por parte de China, el acto estuvo presidido por Wang Yang, viceprimer ministro del Consejo de Estado y miembro del Politburó del Partido Comunista, una influyente figura política que también destacó la relevancia del evento.

La creación de este Foro es una buena muestra del impulso político y comercial que han vivido las relaciones entre China y América Latina en los últimos diez años, también en el sector agrícola. Desde 2003, el comercio de productos agroalimentarios entre las dos regiones se ha multiplicado por cinco, llegando en el año 2012 a los 30.900 millones de dólares (el 12% del comercio total) . Wang Yang afirmó que el objetivo es alcanzar intercambios por valor de 40.000 millones de dólares en los próximos cinco años. 
Picture
Wang Yang se dirige a los representantes latinoamericanos en la inauguración de este Foro de Agricultura.
La utilidad de este Foro, sin embargo, tendrá que valorarse en los próximos años. De momento tan sólo parece ser un primer paso para fomentar la colaboración y el diálogo entre las dos regiones, pero no ha servido para adoptar ninguna medida ambiciosa. La iniciativa más anunciada es la creación de un fondo de 50 millones de dólares (un presupuesto bastante escaso puesto íntegramente por China) para desarrollar proyectos científicos y tecnológicos en el campo de la agricultura.

A pesar de estas limitaciones, lo cierto es que la agricultura es uno de los sectores donde los países latinoamericanos podrían incrementar más sus exportaciones a China. Entre el año 2005 y el 2010, el monto total de las importaciones de China en este sector creció a una media anual del 24%. Todo hace pensar que este crecimiento se mantendrá en los próximos años.

Hasta ahora, los países latinoamericanos que más provecho han sacado de las necesidades agrícolas de China son, con mucha diferencia, Brasil y Argentina. Gracias a sus productos de soya, estas dos naciones representan en torno al 90% del total de las exportaciones agrícolas latinoamericanas hacia China. En el caso de Brasil, por ejemplo, el país asiático compró en 2012 el 46,1% de todas sus exportaciones agrícolas. La importancia de estos dos países, y la variedad de intereses dentro de los distintos países de América Latina, hace que el Foro de Ministros de Agricultura tenga limitaciones evidentes.


Entre 2005 y 2010, más de la mitad de las importaciones chinas de productos agroalimentarios estuvieron copadas por tres países: Estados Unidos, Brasil y Argentina.

A pesar de estas limitaciones, lógicas cuando hay 22 países de por medio, el nuevo Foro de Ministros de Agricultura vuelve a poner de manifiesto las nuevas relaciones que China (que fue quien propuso la iniciativa en 2012) está tejiendo con muchas de las economías emergentes de Asia, África y América Latina.

En palabras de Wang Yang, el acuerdo del pasado fin de semana supuso “un gran evento en la colaboración sino-americana”. Para él, la agricultura puede convertirse en “el punto de gravedad para promover la colaboración entre China y América Latina y el Caribe”.
 


Comments


Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply