Picture
El comprar en otro país puede representar un riesgo si no se tienen los contactos o el respaldo necesario. Existen muchos casos de estafa o desinteligencia y eso pone a mucha gente a la defensiva a la hora de elegir comprar en un punto geográfico diferente.
  Esto es lo que se nos viene a la mente cuando pensamos en comprar en China, donde muchas veces resulta conveniente adquirir productos, pues sus precios son altamente competitivos, pero donde por no gastar en el servicio de asesoramiento y supervisión necesarios muchos clientes terminan estafados. Lo sabemos por conocidos, por comentarios en internet y las redes sociales o por experiencia propia. 
Asia tiene por supuesto no sólo una lengua distinta, también una cultura totalmente diferente a la la existente en Latinoamérica, los procesos son distintos y todo puede terminar mal por querer ser audaz y no buscar una compañía de apoyo y logística que acerque ambos mundos. Es como saltar de un tercer piso, podrías sobrevivir, pero hay muchas posibilidades de que te rompas todo.
  La verdad es que todas las empresas que realizan negocios exitosos con China, invierten un poco de dinero en el asesoramiento de una empresa como All China, que brinda soporte y supervisión a lo largo de todo el proceso. Para asegurarse una transacción segura es menester contratar a una empresa que se ocupe de vigilar contratos, pagos, inspección, certificados, manuales,  aduana, logística, garantías, etcétera.
A fin de crear una negociación exitosa no se debe temer generar un gasto extra, ya que es lo que deparará menos dolores de cabeza en el futuro al evitar riesgos innecesarios.

¿Cómo funciona?

Cómo funciona

Una empresa como All China realiza un servicio que comienza con la cotización. Una vez que el cliente sabe qué quiere adquirir, se buscan fabricantes y distribuidores, se realiza la auditoría de la empresa: a fin de asegurar que pueda cumplir con el pedido, y se negocian precios. También se realiza un manejo de muestras, es decir, que se inspecciona la producción y también se almacenan los diferentes productos en un almacén para que el transporte al país del cliente sea uno solo. La empresa intermediaria también se hace cargo de verificar el proceso de producción con el objeto de que no haya ningún error una vez finalizado el producto. Por supuesto, se mantiene una comunicación constante con el cliente para darle detalles de lo que va sucediendo.

Si un producto especificado llegara a necesitar pruebas de laboratorio o de otro equipo, con la contratación de este tipo de empresas intermediarias el cliente se asegura de que se hagan antes de que el producto sea despachado. Nada es más tedioso que realizar cambios o tener que esperar un nuevo pedido.

Por último, el contrato de este tipo de empresas asegura un enorme trabajo de logística, que empieza con el almacenamiento en lugar de origen, el embalaje y el posterior envío en transporte terrestre, aéreo y marítimo. Además el equipo de profesionales realiza un seguimiento constante de la mercadería y se asegura que el pedido llegue a destino sin contratiempos, llevando a cabo todos los trámites aduaneros y de documentación necesarios.

Otorga por supuesto garantía de entrega en tiempo y forma.

Después de todas estas pruebas, queda claro que gastar solo un poco de dinero en una empresa que asegure una compra ideal no es un lujo, es asegurarse el no perder dinero y el quedar satisfecho con la compra. Hay muchas empresas que operan con éxito comprando en China y son la prueba fehaciente de que este tipo de compañías son necesarias. 
 


Comments


Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply